Comprendiendo la ansiedad

Las historias siempre me han ayudado a entender a los demás. Leerlas ha hecho que me identifique con muchos personajes. Con sus experiencias y sus necesidades.

Sin embargo, no solemos aplicar la narrativa a ese contenido con el que de verdad necesitamos conectar. Usamos lenguaje técnico (totalmente necesario, por otra parte) para comprender aquello que acompaña a nuestra salud mental.

Con esta lectura queremos, de la mano de la evidencia científica, contaros una historia que os haga empatizar y conectar. Ya sea con vosotres mismes o con los demás. 

Como decía al principio, las historias siempre me han ayudado a comprender y comprenderme.

Hoy, quiero contaros la mía.

Tener ansiedad es normal

Nos ayuda a prepararnos ante situaciones que pueden ser peligrosas.

Cuando siento ansiedad me pongo alerta y eso me permite actuar para protegerme

Cuando me preocupa que algo ocurra

siento ansiedad

Pero a veces... la ansiedad forma parte de mi vida de manera constante

Y entonces la siento demasiado a menudo

Aparecen pensamientos repetitivos en mi cabeza

Pienso en lo que va a pasar

En lo que podría pasar

En lo que piensan todos

Y todo se vuelve un lío

También siento cosas en mi cuerpo

Me duele el pecho, me cuesta respirar…

Sudo o me duele el estómago…

Siento tensión muscular…

Se me acelera el corazón…

Me dan cosquilleos…

 

A veces, hasta se me han dormido las manos.

No puedo dejar de pensar

Los pensamientos siguen dando vueltas. Cada vez se vuelven más y más pesados.

Más insistentes.

Más incisivos.

Y entonces, mi cuerpo desconecta

Siento pánico, tiemblo y no puedo moverme.

 

A veces, incluso, me he sentido ajena a mi realidad. O me he visto a mí misma desde fuera. 

Tengo que volver...

5 cosas que puedas ver...

4 cosas que puedas tocar...

3 cosas que puedas escuchar...

2 cosas que puedas oler...

1 cosa que puedas saborear

Inspira durante 4 segundos

Mantén el aire 2 segundos

Expira durante 6 segundos

Nota como tu barriga se llena de aire...

Y poco a poco, vuelvo

La ansiedad ha llegado a formar parte de mi vida diaria. He dejado de hacer muchas cosas por miedo, pero… poco a poco aprendo a vivir con ella. Tengo Trastorno de Ansiedad Generalizada. Pero en realidad, esto que te he contado, le pasa a mucha más gente: tengan otro trastorno de ansiedad o, simplemente, estén pasando por un periódo con más estrés.

A veces me cuesta más. Otras, me resulta más sencillo.

Pero sigo aquí.

Y tú también.

 

Si alguna vez necesitas volver, cuenta conmigo.

Recuerda que estoy aquí